Apadrinar un perro

Pues hoy os queria contar mi experiencia apadrinando un perro. La verdad que los animales siempre me han gustado y de hecho a mi perra Yara, la adopté de cachorrito en una perrera. Aquí la tenéis conmigo, de hecho por instagram he colgado alguna vez una foto suya…Principalmente porqué le encantan las pelotas de padel que ya no uso… ¿Será que al final si se acaban pareciendo a sus dueños?  😉

perro

Así que la vida perruna me gusta mucho, pero hace algunos días que quería poner en marcha esta otra opción que es la de apadrinar un perro. En mi caso realizo una donación de 15 euros mensuales a la perrera que cargan directamente en mi cuenta bancaria cada mes y así no debo preocuparme y me asociaron un perro. En este caso es SAIKA.

IMG_5320 perro

Pero Saika tiene varios problemas y uno de ellos es que cuando sale de paseo tiene mucho miedo aún y necesita un poco más de tiempo. Va muy lenta y se para mucho, necesita un trabajo muy especial así que me reasociaron a un nuevo perro: FITO.

Fito tiene casi 9 años, está extremadamente delgado de la propia ansiedad que pasa. Así que intentaré poco a poco irle dando paseos y cariño para ver si se va calmando. Tiene un ojo de cada color y es espectacular cuando te mira con esos ojitos. La pena es que me los llevaría a todos a casa. Os dejo los links con el enlace a su ficha de la perrera, por si alguien se anima a adoptar a uno de ellos. Os lo recomiendo 100%, es una experiencia única.

FITO

image3

Os dejo algunas fotos de estos días que hemos ido a dar paseos, como Fito tiene una compañera en su jaula y es muy buena, he decidido sacarlos a los dos, así que de momento voy con los dos a los paseos. Su amiga es GINGER.

FITO

Los estoy sacando a solas, es decir sin Yara, para acostumbrarme a ellos y ver como reaccionan. Una vez los tenga por la mano, iré con Yara a ver como se llevan entre ellos. Voy a parecer la típica paseadora de perros de las películas. Jajaja

GINGER

Para que veáis lo bien que nos lo pasamos, os animo a acercaros vosotros también a alguna perrera que tengáis cerca para apadrinar. A veces la ayuda que podemos ofrecer la tenemos al lado de casa… y como siempre esos pequeños gestos marcan una gran diferencia que nos hacen ser grandes.

image2

Related Post